¿COMEN LAS EMOCIONES POR TI?

hambre-emocional

La comida se convierte en muchas ocasiones en la forma de canalizar las emociones.

Imagínate que te acabas de pelear con tu compañero de trabajo. Ha sido una pelea de lo más estúpido y es algo que ambos superaréis. Pero ahora estás enojad@. Cuando entras en casa, tu pareja te pregunta qué te pasa. ¿Cómo es más fácil que le contestes?

Le explicas a tu pareja lo ocurrido y mantenéis una conversación larga y consoladora al respecto.
Le contestas: “No me pasa nada” y te diriges a la nevera a por un helado.
Pero ¿podrá ese sabroso helado de chocolate ayudarte a sentirte realmente mejor, o sólo a sentirte asquerosamente lleno?

Comer emocionalmente es el uso de los alimentos como forma de afrontar las emociones en lugar de como forma de calmar el hambre.

A todos nos ha pasado alguna vez, cuando nos hemos acabado una bolsa entera de patatas fritas sólo por aburrimiento o hemos devorado una galleta tras otra mientras hincábamos los codos ante un importante examen. Pero cuando se hace habitualmente, sobre todo sin ser consciente de ello, comer emocionalmente puede afectar al peso, la salud y el bienestar general.

Estas tres técnicas te pueden ayudar:

1. Explora por qué comes y busca una actividad sustitutiva.
Ponte música agradable y optimista y desahógate haciendo footing o bailado por tu habitación hasta que se te pase la acuciante necesidad de comer.
Si estás cansado, replantéate tu horario de acostarte por las noches. El cansancio se puede confundir fácilmente con el hambre, y la comida no te ayudará si es la falta de sueño nocturno la que te provoca la fatiga diaria.
2. Escribe sobre las emociones que desencadenan tu conducta alimentaria. Una de las mejores formas de hacerlo es llevando un diario sobre tus estados de ánimo y tus comidas.
3. Haz una pausa y “tómate cinco minutos” antes de refugiarte en la comida.

Si no tienes el suficiente hambre como para comerte una manzana, lo que sientes es hambre de otra cosa.

Patricia Perea.

Dinos tu opinión

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Teléfono: Patricia Perea 617 63 48 86 / Manuel Cruces 617 63 48 89
C/ Salitre 4, 1ºB
29002, Málaga